Adoptado 2010

Preámbulo

El propósito de este directorio es guiar la adoración de la iglesia de acuerdo a las Escrituras como se resume en los estándares de la Iglesia Presbiteriana Reformada de América del Norte.

Capítulo 1

La Naturaleza de la Adoración

  1. Dios hizo al hombre a su imagen para glorificarlo y disfrutarlo. En la adoración pública de la iglesia, el pueblo de Dios, redimido por Cristo, glorifican y disfrutan del Trino Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, como se revela a sí mismo en Su palabra.
  2. El propósito principal de la adoración es traer gloria al Dios trino, particularmente por su obra de redención por medio de Jesucristo. Sin embargo, Dios, en Su benevolencia también invita y ordena a su pueblo que se acerque a él experimentar todos los beneficios de su redención, declarar su dependencia en Él, para disfrutar de Sus designios de gracia, para animarse unos a otros, para celebrar su unión con Jesucristo y para ser transformado, más y más, a Su imagen.
  3. En el culto corporativo de la iglesia, el Dios trino se encuentra con su gente de acuerdo con los términos del Pacto de Gracia. En adoración la iglesia recuerda el pacto de gracia de Dios y renueva su compromiso a su Señor. La adoración implica una comunión íntima entre Dios y Su gente redimidas. En la adoración, Dios inicia un diálogo de pacto con Su gente en las que Él los llama a adorar, les declara Sus grandes actos de creación y redención, les asegura la eficacia de sus promesas, y sella sus promesas a ellos por medio de los sacramentos. En respuesta a Dios iniciativa, el pueblo de Dios ofrece oraciones de confesión, petición y acción de gracias, canta Salmos con gracia en sus corazones, recibe la palabra de Dios, ya que ambos leer y predicar, hacerle ofrendas y sellar sus asuntos personales y corporativos compromiso con Él a través de los sacramentos.
  4. Porque la adoración implica acercarse al Dios Vivo y Santo, el pueblo de Dios debería entrar al culto público preparado para la comunión con Él. Además, los pastores y los ancianos deben dirigir a la congregación en público adorar de una manera acorde con la alegría, la dignidad, la solemnidad y la gloria de una ocasión tan santa. Toda la gente de Dios debería entrar a su presencia con reverencia y asombro.
  5. Jesucristo es el único mediador del Pacto de Gracia y el único mediador entre Dios y el hombre. Por lo tanto, la adoración del pueblo de Dios es aceptable para Dios solo como se ofrece en el nombre de Cristo y por medio de la humildad confianza en su intercesión y servicio sumo sacerdotal.
  6. Jesucristo, como nuestro Profeta, Sacerdote y Rey, ha revelado a Su pueblo cómo adorarlo de una manera agradable. Por lo tanto, “la forma aceptable de adorar al verdadero Dios es instituido por él mismo y tan limitado por el suyo voluntad revelada, para que no sea adorado según la imaginación y dispositivos de los hombres, o las sugerencias de Satanás, bajo cualquier representación visible, o de cualquier otra manera no prescrita en las Sagradas Escrituras “(WCF 21: 1).
  7. En Su Palabra, Dios ha designado especialmente un día de cada siete, el Sábado Día, para que su pueblo se reúna con el propósito de la adoración corporativa publica. Desde la resurrección de nuestro Señor, el primer día de la semana (Domingo), El día del Señor, se ha apartado como el Sábado Cristiano, para ser santificado como el día para la adoración de la iglesia y para descansar del trabajo regular.
  8. Dado el alto llamado y el privilegio de la adoración pública, la gente de Dios debe preparar sus corazones y venir a adorar con una alegre disposición, no ausentarse por indiferencia o por familia actividades u otras reuniones cristianas. En circunstancias normales, ni devociones personales ni el culto familiar deben considerarse sustitutos apropiados para el culto público. Además de asistir a los servicios programados de público la adoración, el Día del Señor puede ser observado fructíferamente a través de actividades tales como: lectura y esdudiando personal de la Biblia, meditación y oración, discusión de la sermón, el disfrute del descanso físico, actos de misericordia, compañerismo espiritual, hospitalidad, instruir y catequizar a los niños y visitar a los enfermos.

 

Capitulo 2

La práctica de la adoración

  1. Las Escrituras no prescriben un orden fijo de adoración, sino que todas las cosas se pueden hacer decentemente y en orden (I Corintios 14:40), es deseable que los ejercicios de adoración se llevan a cabo de una manera bíblica, reflexiva, digna y edificante. La congregación reunida se reúne en la presencia de Dios como Su gente del pacto: confiesan sus pecados, escuchan sus promesas de perdón y aceptación, y escuchan los justos requisitos de Su Palabra. El todo es un diálogo entre Dios y su pueblo. El orden y el contenido del servicio debe reflejar este diálogo que ocurre sobre la base del Pacto de Gracia. Se sugiere el siguiente orden de servicio, aunque puede ser variado:

Llamado a la adoración y saludo

Oración de adoración

Salmo

(Bautismo, cuando se administra)

Lectura del Antiguo Testamento

Salmo o Oración de Confesión

Lectura del Nuevo Testamento

Oración de intercesión

Texto de las Escrituras para el Sermón

Sermón

Oración

Presentación de los diezmos y ofrendas

(La Cena del Señor, cuando se administra:

Palabras de Institución

Advertencia e invitación

Celebración de la Cena del Señor)

Salmo

Bendición

  1. Los elementos bíblicos de la adoración pública ordinaria son la oración, el canto de Salmos, la lectura, la predicación y el oír de la Palabra de Dios, el presentación de diezmos y ofrendas, y la celebración de los sacramentos. A estos pueden ser agregados a las ordenanzas especiales de ayuno, acción de gracias, toma de juramentos y votos, y pacto público. Cada parte del servicio debe ser brevemente explicado a intervalos regulares en términos contemporáneos, a fin de hacer su propósito claro para todos los presentes. Los anuncios deben hacerse antes o después el servicio y se mantiene al mínimo para no inmiscuirse en la adoración de Dios.
  2. La sesión local es responsable de la supervisión inmediata del culto público. Ordinariamente, el pastor asume el papel de liderazgo en la planificación y conduciendo del servicio de adoración. Los ancianos gobernantes pueden llamar a la congregación a adorar y dar el saludo, dirigir a la congregación en oración, presentar los Salmos por cantar, y leer las Escrituras. En ocasiones, un anciano gobernante puede predicar la Palabra y pronunciar la bendición, pero él no puede administrar los sacramentos, excepto en circunstancias extraordinarias (DCG 3: I: C: 4-6). En ocasiones, un estudiante “bajo cuidado” puede llevar parte del servicio.

Llamado a la adoración, saludo y oración de adoración

  1. Un anciano debe llamar a la congregación para adorar usando un scriptural adecuado texto como los que declaran la majestad del santo nombre de Dios, la alabanza de Sus perfecciones, o la bondad de Sus obras de creación y redención. Él también debe saludar al pueblo de Dios, tal vez usando un saludo apostólico tal como “Gracia y paz para ti de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo”.
  2. El anciano debería ofrecer una oración de adoración. Puede incluir el siguiente:
  3. Reconocimiento reverente de la grandeza incomprensible, bondad y majestad del Señor,en cuya presencia la congregación es reunido segundo.

b.Confesión solemne de nuestra indignidad por naturaleza para acercarse Él y nuestra incapacidad de nosotros mismos para adorarlo.

c.. Búsqueda de su perdón con humildad, asistencia y aceptación en el servicio de adoración.

  1. Bendición agradecida de Él por el don indescriptible de Su Hijo Jesús, el único Salvador de pecadores, y el único mediado entre Dios y hombre.
  2. Reclamando con alegre su promesas de su pacto de gracia a los santos.
  3. Expectante buscando su bendición sobre la alabanza, oración y proclamación de la Palabra ese día.
  4. Toda la congregación debe reunirse prontamente, para que todos puedan ser presente y pueden unirse para todo el servicio de adoración. Como el servicio comienza, cada uno debe prestar atención total a la adoración de Dios. Los los fieles deben abstenerse de cualquier comportamiento que sea perturbador o sea un obstáculo a su propio servicio fiel al Señor. A menos que sea necesario, ninguno debería parta hasta después de la bendición.

el canto de la alabanza

  1. El Nuevo Pacto es como un vínculo matrimonial entre Dios y su pueblo. Su reunión cada semana adecuadamente trae alegría y deleite. Entonces los santos cantan Salmos a Dios.
  2. El canto sincero de alabanza es un elemento de culto público. Los Salmos de la Biblia, debido a una orden bíblica positiva, su excelencia inherente, y su inspiración divina, deben ser cantadas en la adoración pública de Dios, con exclusión de todas las canciones o himnos de composición humana. Son se cantará sin el acompañamiento de instrumentos, ya que estos no están autorizados para la adoración del Nuevo Testamento. Por el bien de la unidad, las versiones del Salmo usado en la alabanza de Dios debería ser normalmente aprobado por el Sínodo de la Iglesia Presbiteriana Reformada de América del Norte. Salmos o porciones del Salmos, debe elegirse por la adecuación de su contenido dentro de un servicio particular de adoración. Si solo se canta una parte de un Salmo, atención cuidadosa debe darse al contexto más amplio. Las congregaciones no deberían caer en el hábito de usar solo ciertos salmos favoritos, y las sesiones deberían considerar un plan de canto sistemático a través del Libro de los Salmos.
  3. El pueblo de Dios debe cantar pensativo, reverente y entusiasta con gracia en el corazón. Se debe prestar especial atención a la música y a la liderando del precentores, que el elogio puede resonar con una belleza reflejo de la gloria de Dios y su santidad. Aquellos elegidos para ser precentores debe tener las marcas de la madurez cristiana y los dones para llevar a cabo esta función. Deben liderar el canto de una manera simple, ordenada y digna manera. No deben interponer interpretaciones o comentarios sobre el contenido de los Salmos cantados. Uno de los frutos de la Reforma fue la restauración de la práctica bíblica del canto congregacional. Se puede formar un coro para ayudar a dirigir el elogio, pero no se debe dejar cantar al coro. Cantando congregacional debería ser siempre la norma.
  4. Los Salmos tienen una profundidad de significado y belleza que compensará el estudio más cuidadoso. Es de importancia vital que la congregación entienda lo que se canta. Por lo tanto, es útil para los ancianos hacer breves comentarios sobre los Salmos cantados. Es particularmente útil si uno de los Salmos se selecciona para un explicación más sustancial y sucinta de un anciano antes de cantarla. Atención se debe dar a cómo el Salmo revela el trabajo de Cristo y las bendiciones del Nuevo Pacto.

Oración

  1. La oración es un elemento de culto público en el que los santos se acercan al trono de la gracia. La oración debe ser ofrecida con valentía en el nombre de Jesús Cristo, con la mayor reverencia en pensamiento, lenguaje y manera, con la profunda humildad apropiada para los pecadores perdonados que se acercan a la presencia del Dios Santo, y con la alegría de los niños aceptados por un padre amoroso. Aunque dirigido por un anciano, se convierte en la oración de toda la asamblea como el pueblo del Señor participa prestando seria atención al contenido de la rezar y agregar, mediante un “Amen” audible o inaudible, su entusiasta concurrencia con sus peticiones.
  2. Las oraciones en un servicio de adoración incluirán adoración, acción de gracias, confesión de pecado e intercesión. Esa porción de oración intercesora centrándose en la confesión de pecado se puede ofrecer por separado, después de una lectura de Dios Ley y seguido por una garantía de perdón.
  3. La oración de intercesión debe ser completa sin ser excesivamente prolongado. Debe ser planeado cuidadosamente. Puede incluir lo siguiente:
  4. Adoración de la majestad de Dios, como el dador de vida y de cada regalo bueno y  perfecto, y, muy especialmente, del regalo de Su Hijo, el Señor Jesucristo, el Salvador de los pecadores.
  5. Confesión de nuestra gran pecaminosidad, debido a ambos pecados originales (la condición humana por naturaleza) y el pecado real (nuestras transgresiones reales) de la voluntad de Dios), de la justicia de la condenación de los pecadores por parte de Dios, y de nuestra indignidad de la menor de Sus bendiciones.
  6. Acción de Gracias por la provisión del Señor Jesucristo como el Mediador que dio su vida como sacrificio expiatorio por el pecado y por el gracia soberana por la cual Él ha buscado y salvado a Su pueblo, y continúa, por el evangelio, para llamar a todas las personas en todas partes a arrepentirse y Cree en Él para que tengan vida eterna.
  7. Solicitar el trabajo de Su Espíritu: derramar el amor de Dios en nuestro corazones, sélvanos, por el Espíritu de adopción, la plena seguridad de nuestra perdón y reconciliación,  consuela a los que lloran, habla paz a el espíritu herido y atribulado, y vendar a los quebrantados de corazón; a convertir a los pecadores, abrir los ojos, condenar sus conciencias, y convirtiéndolos de las tinieblas a la luz, y del poder de Satanás a Dios, para que ellos también puedan recibir el perdón de los pecados y una herencia entre los que están santificados por la fe en Cristo Jesús; y para santificarnos, haciendo morir el pecado que permanece en nosotros, vivificando nuestras almas con la vida de Dios en Cristo, y dándonos la gracia para equipar nosotros para nuestra vida y testimonio ante Dios y en el mundo, fuerza contra las tentaciones, el uso piadoso de las bendiciones y las pruebas, y perseverancia en la fe a lo largo de nuestras vidas.
  8. Intercesión por la difusión del evangelio y el reino de Cristo a todas las naciones delmundo: para la conversión de los judíos y Gentiles, y la aceleración de la segunda venida de nuestro Señor; para el florecimiento de la iglesia en casa y en el extranjero; para el alivio de la opresión de creyentes perseguidos; y para los gobiernos civiles, que gobernaría con justicia en el temor del Señor.
  9. Peticiones específicas para los santos y la comunidad: para los enfermos y angustiado; para los desafíos de la próxima semana; y para el crecimiento de la confraternidad y elalcance de los perdidos.
  10. Bendiciendo al Señor por el Día del Señor y la alegría y el privilegio de reunirse para el culto; y orando por la demostración y el poder del Espíritu Santo en la predicación de la Palabra, hasta el final que Cristo puede ser tan formado en nosotros, y vivir en nosotros, que todos nuestros pensamientos ser llevado al cautiverio para obedecer a Cristo, y nuestros corazones establecidos en toda buena palabra y trabajo para siempre.
  11. La oración después del sermón da gracias a Dios por su bondad hacia sus santos, y le pide que imprima la verdad en los corazones de todos los presentes y acepta amablemente la adoración que se ha ofrecido.
  12. Las Escrituras no ordenan explícitamente posturas particulares en oración. Ofrecen ejemplos de arrodillarse y pararse como posturas que son signos adecuados de reverencia y devoción.
  13. Las congregaciones pueden orar juntas el Padrenuestro, que no es solo un patrón de oración pero también una oración más completa.

 

Leyendo las Escrituras

  1. La lectura de la Palabra de Dios es un elemento de adoración y una enseñanza primaria significa designado por Dios para la edificación de su pueblo. En eso nosotros reconocer nuestra dependencia del Señor y nuestra sumisión a él. La lectura debe ser dirigida por un anciano como sirviente de Dios. A través de él Dios habla directamente a la congregación.
  2. La lectura de las Escrituras en la adoración implica el recuento de historia por la cual Dios trajo a Su pueblo a Sí mismo. La entrega de la Ley bajo el Antiguo Pacto comenzó por relatar la salvación de Dios a Israel: “Yo soy el Jehová tu Dios que te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de esclavitud “(Éxodo 20:1-2). Del mismo modo, bajo el Nuevo Pacto, el ahorro de Dios los actos en Cristo son proclamados en el evangelio. Dios en Cristo ha vencido al enemigos de su pueblo: el poder del pecado, Satanás y el último enemigo, la muerte sí mismo (Col. 1: 13-14).
  3. Todos los libros canónicos del Antiguo y Nuevo Testamento (pero ninguno de los que comúnmente se llaman apócrifos) se leerán públicamente en el idioma de las gente, a partir de una traducción de sonido, claramente, para que todos pueden escuchar y entender Las Escrituras también pueden leerse de manera receptiva o al unísono.
  4. La longitud de los pasajes a leer se deja a la sabiduría del anciano. Es encomiable leer un pasaje de cada Testamento en el servicio. Esto podría hacerse de manera consecutiva, para leer todo el Escritura en el transcurso del tiempo. Algunos pasajes se pueden leer con más frecuencia, como la Ley y las promesas bíblicas de perdón y aceptación. Uno de los pasajes pueden ser el texto para el sermón.

 

Predicando la Palabra de Dios

  1. La predicación del evangelio, que es el poder de Dios para la salvación, es central para el trabajo del ministerio. Debería hacerse de tal manera que el obrero no necesita avergonzarse, sino que puede salvar tanto a él mismo como a aquellos quien lo oye (I Timoteo 4:16). Quien ministra la Palabra es para prepararse para la predicación mediante el estudio cuidadoso de las Escrituras y mediante la oración. Él debería buscar la ayuda del Espíritu Santo para que él pueda declarar todo el consejo de Dios. Él debe leer ampliamente y mantenerse al tanto de la erudición y las Cuestiones sociales y doctrinales de los tiempos. Sus mensajes deben ser adaptados a la congregación, tanto en contenido como en entrega.
  2. El sermón es una exposición y aplicación de la Escritura. El continuo la exposición de un libro o una sección de un libro es un método excelente de predicar Sin embargo, los mensajes tópicos también son apropiados para abordar la necesidades de la congregación y cuestiones de la cultura. El predicador debería interpretar las Escrituras en el contexto de la historia redentora y el despliegue de

El plan de salvación de Dios. La predicación fiel debe proclamar la enseñanza explícita de la Biblia, la Palabra de Dios escrita, y proclamar a Cristo, la Palabra de Dios encarnado.

  1. El siervo de Cristo debe predicar de esta manera:
  2. Diligentemente, no haciendo el trabajo del Señor negligentemente.
  3. Claramente, para que todas las edades y habilidades puedan entender; entregando la verdad no en las palabras seductoras de la sabiduría humana, sino en la demostración del Espíritu y del poder, para que la cruz de Cristo no sea hecho sin efecto (I Corintios 2: 4; 1:17); también se abstiene de una no rentable uso de idiomas desconocidos, frases extrañas y cadencias de sonidos o palabras; y citando con moderación las citas de los eclesiásticos u otros escritores humanos, antiguos o modernos, por elegantes que sean.
  4. Fielmente, por el honor de Cristo y por la conversión, edificación, y la salvación del pueblo, y no para su propio beneficio o gloria; no reteniendo nada que pueda promover estos objetivos, dando a cada uno lo que se necesita, y tener un respeto imparcial hacia todos, sin descuidando a los más humildes, o ahorrándolos a los más influyentes, en sus pecados.
  5. Sabiamente, enmarcando todas sus enseñanzas, exhortaciones, y especialmente su reproches, de tal manera que pueda ser efectivo; mostrando todo el debido respeto a la persona y el lugar de cada uno, y no dando camino a sus animosidades o prejuicios personales.
  6. Solemnemente, como apropiado para la Palabra de Dios; evitando cualquier gesto, tono de voz y expresiones que darían oportunidad para personas para despreciarlo a él y su ministerio.
  7. Con amor, para que los santos puedan ver su ministerio surgir de una celo genuino por el Señor y un profundo deseo de hacerles bien.
  8. Como lo enseñó Dios, y convencido en su propio corazón, que todo lo que él enseña es la verdad de Cristo; viviendo ante la congregación como un ejemplo a ellos; fervientemente, tanto en privado como en público, recomendando sus trabajos para la bendición de Dios, y observando atentamente a sí mismo, y a la grey de la cual el Señor lo ha puesto como supervisor.

De esta manera, la verdad será fielmente preservada, muchas personas estarán convertido a Cristo y edificado en la fe y vida cristiana, y él mismo recibirá muchos estímulos en su ministerio en esta vida, y luego una corona de gloria en el mundo venidero.

  1. Los fieles participan en la predicación de la Palabra mientras escuchan con “diligencia, preparación y oración, recíbelo con fe y amor, ponlo

en [sus] corazones, y practicarlo en [sus] vidas “(WSC Q. 90).

 

La oferta

  1. La presentación de diezmos y ofrendas está garantizada como parte de la adoración. Se nos ordena dejar de lado nuestras ofrendas el primer día de la semana (I Corintios 16: 1-2). Dios llama a su pueblo a devolver una parte de su sustancia a Él alegremente, sistemáticamente, y como Él los ha prosperado. Los recibir la ofrenda puede ir precedida o seguida de una breve oración que con alegría da gracias por la provisión de Dios y compromete los dones para el trabajo del reino de Cristo y la bendición del Señor.

La bendición

  1. El culto público debe concluirse con una bendición solemne sobre los santos. Aquí hay dos formas comunes:

 

La gracia del Señor Jesucristo, y el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo esté con todos ustedes. Amén. (II Co. 13:14)

y,

El Señor te bendiga y te guarde; el Señor hace brillar su rostro usted, y sea amable con usted; el SEÑOR levante su rostro sobre usted, y darle paz. (Núm. 6: 24-26).

Las Escrituras proveen otras bendiciones adecuadas (por ejemplo: II Tesalonicenses 3:16, Eph. 6: 23-24, Heb. 13: 20-21).

 

  1. La bendición es un pronunciamiento, no una oración de aplazamiento, y nunca debe convertirse en una mera formalidad para despedir a la congregación. El otorgamiento de la bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, es un alto y santo privilegio. La congregación debe esperar silenciosa y reverentemente a recibe la bendición.
  2. El Señor nos ha mandado recordar un día de cada siete, el El día del Señor, y deleitarse con él. Debemos mantener todo el día santos, descansando de nuestro trabajo regular y todo innecesario, recordando el de Dios obras de Creación y Redención, al anticipar nuestro descanso eterno en Cristo, y mostrando misericordia a los necesitados.
  3. La sesión debe considerar cuidadosamente cómo guiar a la iglesia en la observación El dia. Dado que las circunstancias de cada congregación varían, la sesión debe considerar cuidadosamente si se debe celebrar una segunda reunión, y si debe ser un servicio público de adoración o alguna otra reunión para compañerismo y edificación, siempre considerando la gloria de Dios y el bien de la congregación.

 

Capítulo 3

La administración de los sacramentos

  1. Un sacramento es una ordenanza santa instituida por Cristo, en la que los símbolos y las acciones significan a Cristo y los beneficios del pacto de gracia. Sacramentos convertirse en medios de gracia y sellos de los beneficios del pacto solamente por la bendición de Cristo y la obra de su Espíritu en aquellos que por fe recíbelos.
  2. Los sacramentos del Nuevo Pacto ordenados por Cristo son dos: Bautismo y la cena del Señor. Deben ser administrados de acuerdo con el mandado de Cristo, por pastores o por ancianos gobernantes autorizados por el presbiterio a conocer circunstancias especiales. Por lo general, deben administrarse a la vez cuando la congregación se congrega para la adoración al llamado de los ancianos. En el En caso de que no puedan asistir al culto público, los sacramentos pueden administrarse aparte de un servicio de adoración regular, pero en tales casos la congregación debe ser representado por otros miembros además del pastor, y debe haber un breve servicio de adoración.

 

Bautismo

  1. El bautismo marca la participación en la iglesia visible, y es el sacramental signo y sello de unión con Cristo, de novedad de vida en Él, y de limpiando del pecado a través de Su sangre. No debe ser repetido. El elemento en el Bautismo es agua, que, habiendo sido apartada mediante la oración por los sacramentos uso, se aplica rociando o vertiendo. Inmersión, aunque no se requiere como modo de Bautismo, también es válido.
  2. Bajo el control de la sesión, el bautismo se administrará a aquellos que hacen una profesión creíble de fe en Cristo y a sus hijos. El Bautismo de los adultos debe seguir su profesión pública de fe y asentimiento al Pacto de Membresía Comulgantes.  Cuando nace un niño del pacto, la sesión debería alentar a los padres a organizar el Bautismo del niño tan pronto como sea conveniente. Los ancianos deberían usar esta ocasión hablar con los padres acerca de su propia caminata cristiana, y aliéntelos a criar a sus hijos en la crianza y la amonestación del Señor.
  3. En el Bautismo, el pastor debe seguir sustancialmente el patrón (modelo, forma) descrito en las siguientes secciones, aunque puede emplear un lenguaje diferente.

 

Bautismo de un adulto

  1. Antes de que se administre el bautismo, se debe impartir instrucción sobre el institución, naturaleza y propósito del sacramento.  La institución del Bautismo debe leerse en Mateo 28: 18-20. (Otro Escrituras adecuadas, como Ezequiel 36: 25-27, también pueden leerse).

La siguiente instrucción (o similar) debe ser dada:

El bautismo es un sacramento ordenado por nuestro Señor Jesucristo. Es un signo y sello de la inclusión del persona  que se bautiza en el pacto de gracia. El bautismo con agua enseña que nosotros y nuestros hijos somos concebidos y nacido en pecado. Significa nuestra muerte al pecado y nuestro ascenso a la novedad de la vida en virtud de nuestra unión con Cristo en su muerte y resurrección. Eso también nos significa y nos sella la limpieza del pecado por la sangre y el Espíritu de Cristo. Dado que estos dones de salvación son la provisión amable de la Trino Dios, que se complace en reclamarnos como suyos, somos bautizados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Las personas bautizadas son llamadas a asumir las obligaciones del pacto; Bautismo nos convoca a renunciar al pecado y al mundo, y a caminar humildemente con nuestro Dios en devoción a Sus mandamientos.

 

La congregación debe ser alentada a reflexionar sobre su propio Bautismo, arrepentirse de sus pecados contra su Dios del pacto, despertar su fe, y así para mejorar y hacer un uso correcto de su Bautismo.

Después de la instrucción, el que va a recibir el Bautismo es tomar su colocar en el frente de la congregación. También se les puede pedir a los ancianos que vengan adelante.

La persona que se bautizará dará su consentimiento al Pacto del Membresía de  Comunicadores. Si la sesión lo considera apropiado, también puede pedirle a la persona que brinde un testimonio personal de su fe y relación con Cristo.

El pastor debe pedirle a la congregación que se levante y responda a lo siguiente pregunta:

¿Ustedes, los miembros de esta                   congregación, reciben a esta persona en su compañerismo y promesa de orar por él / ella, y para ayudar y alentar él / ella en la vida cristiana?

El pastor debe dirigir en oración, dando gracias por la gracia de Dios, buscando Su bendición sobre esta ordenanza del Bautismo, y separando el agua de un común a un uso sacramental, en el nombre del Señor Jesucristo, el Rey y Jefe de la iglesia.

El pastor bautizará a la persona, llamando su nombre y diciendo:

Yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Santo Espíritu, un Dios, bendito por siempre, Amén.

El pastor (u otro anciano) debería concluir en oración, que la gracia significados y sellados en el Bautismo se realizarían abundantemente en la vida de esta persona, y que Dios gentilmente lo capacite para ser un guardián del pacto, muriendo todos los días al pecado y caminando en la novedad de la vida en Cristo.

 

Bautismo de un niño del pacto

  1. Cuando un niño del pacto debe ser bautizado, se debe dar instrucción en cuanto a la institución, naturaleza y propósito del sacramento.

La institución del Bautismo debe leerse en Mateo 28: 18-20. (Otro Escrituras adecuadas, como Isaías 44: 1-5 o Ezequiel 36: 25-27, también pueden ser leer). Se debe dar la siguiente instrucción (o similar):

 

El bautismo es un sacramento ordenado por nuestro Señor Jesucristo. Es un signo y sello de la inclusión de la persona que se bautiza en el pacto de gracia. El bautismo con agua enseña que nosotros y nuestros hijos somos concebidos y nacido en pecado. Significa nuestra muerte al pecado y nuestro ascenso a la novedad de la vida en virtud de nuestra unión con Cristo en su muerte y resurrección. Eso también significa y nos sella la limpieza del pecado por la sangre y el Espíritu de Cristo. Dado que estos dones de salvación son la provisión amable de la Trino Dios, que se complace en reclamarnos como suyos, somos bautizados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Las personas bautizadas son llamadas a asumir las obligaciones del pacto; Bautismo nos convoca a renunciar al pecado y al mundo, y a caminar humildemente con nuestro Dios en devoción a Sus mandamientos.

El pastor debe dar más instrucción (además de la dada arriba) en cuanto a la base del bautismo infantil:

 

Aunque nuestros niños pequeños todavía no entienden estas cosas, sin embargo, deben ser bautizados. Porque la promesa del pacto está hecha a los creyentes y a sus hijos, como Dios le dijo a Abraham: “Y yo establecerá Mi pacto entre Yo y usted y sus descendientes después de ti en sus generaciones, para un pacto eterno, para ser Dios para ti y tu descendencia después de ti. ‘(Génesis 17: 7) Bajo el Nuevo Testamento, no menos que en el Antiguo, los hijos de los creyentes, tienen, por virtud de su nacimiento, un interés en el convenio y un derecho al sello de eso. El pacto de gracia es el mismo en sustancia en el Antiguo y el Nuevo Testamento, y el Bautismo ha reemplazado a la circuncisión como el sello de ese pacto. (Colosenses 2: 11,12) Nuestro Salvador admitió niños pequeños en Su presencia, abrazándolos y bendiciéndolos, y diciendo, ‘De tal es el reino de Dios. ‘(Marcos 10:14) La gracia significada en el Bautismo no es atado al momento de la administración. Las Escrituras enseñan que nuestros hijos son pacíficamente pacíficos antes de su bautismo (I Corintios 7:14). Bautismo aplica las promesas y obligaciones del pacto a nuestros hijos, y los llama al arrepentimiento personal y la fe a medida que llegan a años de comprensión.

 

La congregación debe ser alentada a reflexionar sobre su propio Bautismo, a arrepentirse de sus pecados contra el Dios de su pacto, a despertar su fe, y así mejorar y hacer un uso correcto de su Bautismo.

Después de la instrucción, los padres deben llevar al niño al frente de la congregación Si un padre creyente no es miembro de la Iglesia Presbiteriana Reformada, él o ella pueden presentarse con el otro padre, ydar su consentimiento a la Alianza del Bautismo en la medida en que él o ella sea capaz en el bien conciencia para hacerlo. Un padre incrédulo puede ser invitado a acompañar al padre creyente en la presentación del niño, pero no se le debe pedir que asiente al Pacto. También se les puede pedir a los ancianos que se van en frente.

El pastor le pedirá a los padres que respondan la siguiente pregunta:

¿Ustedes renovan públicamente su profesión de fe en Cristo y reconocen su aceptación del Pacto de Membresía Comunicadora?

 

Luego, los padres deben aceptar el Pacto de Bautismo en relación con su hijo.

 

El pastor debe pedirle a la congregación que se levante y responda a lo siguiente pregunta:

 

¿Ustedes, los miembros de esta congregación, reciben a este niño en su compañerismo y promesa de orar por él/ella, y para ayudar y alentar los padres en su búsqueda de criarlo en la crianza y la amonestación del Señor?

 

El pastor debe guiar en la oración, dando gracias por la gracia de Dios, buscando

Su bendición sobre esta ordenanza del Bautismo, y separando el agua de un uso común a un uso sacramental, en el nombre del Señor Jesucristo, el Rey y Cabeza (Jefe) de la iglesia.

El pastor bautizará a la persona, llamando su nombre y diciendo:

Yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Santo Espíritu, un Dios, bendito por siempre, Amén.

El pastor u otro anciano, deben concluir en oración, que la gracia significados y sellados en el Bautismo se realizarían abundantemente en la vida de esta persona, y que Dios gentilmente lo capacite para ser un guardián del pacto, muriendo todos los días al pecado y caminando en la novedad de la vida en Cristo.

 

  1. Se debe mantener un registro preciso en los minutos de la sesión de todas las personas bautizado, con la fecha y, en el caso de un niño, con los nombres de los padres y la fecha de nacimiento. Se debe proporcionar un certificado de bautismo para cada persona bautizada.

 

La Cena del Señor

  1. La Cena del Señor, o Comunión, es dada por Cristo a la iglesia hasta que Él venga de nuevo, como una conmemoración perpetua del sacrificio en Su muerte. Significa y sella los beneficios de esa muerte para los verdaderos creyentes, y nutre sus almas para crecer en Él. También es un pacto y promesa de su compromiso con el discipulado fiel, y de su comunión con Él, y entre ellos, como miembros de Su cuerpo, la iglesia.
  2. La Cena del Señor debe ser observada regularmente, tan a menudo como la Sesión puede decidir. Los elementos son pan y vino, que representan el cuerpo y el sangre de Cristo, y las acciones sacramentales realizadas por el pastor significan Su encarnación, Su consagración a Su obra salvadora, Su sufrimiento y muerte sobre la cruz, y su oferta de sí mismo como Salvador. Las acciones de los comulgantes significa su aceptación de Cristo, y que se alimenten de Él, que es el Pan de Vida, a su alimento espiritual y crecimiento en gracia.
  3. Solo aquellos que han sido bautizados y son miembros comulgantes en buena posición en una verdadera rama de la iglesia visible de Cristo son para participar de la Cena del Señor. Las personas cuya forma de vida es notablemente inconsistente con su profesión cristiana, o que son desconocidos para la sesión a cargo de la Mesa, no deben ser invitados a la comuna. Aquellos que desean comunicarse, quienes no son miembros de la Iglesia Presbiteriana Reformada, deben ser entrevistados por los ancianos en cuanto a su fe personal y compromiso con Cristo, su iglesia-membresía y su Bautismo. La práctica de la iglesia de la comunión sobre control de  la sesión debe explicarse claramente a los visitantes, de preferencia por un cuidadoso declaración escrita redactada, dada a medida que las personas ingresan al servicio.
  4. Es el privilegio y el deber de cada miembro participar del Señor Cena regularmente y con una preparación cuidadosa. La sesión puede nombrar a uno o más servicios preparatorios para ayudar a las personas en su preparación. Tales estaciones de la comunión son ocasiones apropiadas para los pastores de otras congregaciones ser invitado a predicar la Palabra. El Pacto de la membresía-comunicante puede ser leída y explicada en uno de los servicios preparatorios.
  5. En la observancia de la Cena del Señor, el pastor debe leer el base bíblica para el sacramento de uno de los Evangelios, o I Corintios 11.  Debería seguir el patrón general en las siguientes secciones, aunque puede emplear un lenguaje diferente.
  6. El pastor debe dar instrucciones sobre la institución, naturaleza y propósito de la Cena del Señor, llamando la atención de la congregación a las palabras de la institución en I Corintios 11: 23-26.

Cena del Señor es una ordenanza instituida por nuestro Señor Jesucristo. Es ser observado hasta que venga de nuevo, en recuerdo del sacrificio de Él mismo que ofreció en la cruz. Los elementos físicos del pan y el vino representa el cuerpo y la sangre del Salvador, y se reciben por verdaderos creyentes como signos y sellos de todos los beneficios de Su sacrificio. La cena significa y sella la remisión de los pecados, y nutre nuestras almas para crecer en Cristo, y es un vínculo y garantía de nuestra unión y comunión con Él y con los demás como miembros de Su cuerpo, la iglesia. Eso nos asegura que Dios es fiel para cumplir las promesas del Pacto de Gracia, y nos llama a renovar el compromiso de obedecer y servir al Señor en agradecimiento por su salvación. Cristo mismo está presente por su Espíritu en el Cena, para que sea verdaderamente un medio de gracia para aquellos que lo reciben en la fe. Quienes participan de la Cena lo hacen en agradecido recuerdo del cuerpo de Cristo fue dado, y Su sangre derramó, para ellos. Ellos se regocijan en la esperanza, ya que anticipan la finalización de su redención en ese día cuando compartirán en la cena de bodas del Cordero.

 

  1. El pastor entonces declarará quién puede participar de la Cena del Señor, y quién debería abstenerse de participar, llamando la atención a las palabras de advertencia e invitación en I Corintios 11: 27ff.

Es deber de la iglesia advertirte que si no confías en el Señor Jesucristo para tu salvación, o si estás viviendo como impío, desobediente vida, y no se han arrepentido, no deberían participar de la Cena del Señor, no sea que comas y bebas la condenación a ti mismo. La Cena del Señor es para pecadores arrepentidos y creyentes, quienes, después de examinarse a sí mismos y buscando la reconciliación con sus hermanos, confiesen a Cristo como su Salvador.  

Esta advertencia no está diseñada para mantener a los humildes y contritos lejos de la cena del Señor. Por el contrario, la Cena es un medio de gracia ofrecido para sostener peregrinos débiles en su viaje por el desierto de este vida. Nosotros que venimos a participar de los símbolos del cuerpo y la sangre de Cristo, ven como pecadores cuya única esperanza es la gracia de Dios en Cristo. Venimos de una manera digna si reconocemos que en nosotros mismos somos indignos pecadores que necesitan un Salvador, si discernimos su cuerpo dado por nuestros pecados, si tenemos hambre y sed de Cristo, dando gracias por Su gracia, confiando en Sus méritos, alimentándose de Él por fe, renovando nuestro pacto con Él y con Su gente.

Si estás preparado para venir de esta manera, entonces escucha las palabras del Señor de graciosa invitación:

[Aquí deben leerse las invitaciones bíblicas, como Isa. 55: 1-3; Matt.11: 28-30; Rev. 22:17.]

 

  1. Durante el canto de un salmo apropiado, los los ancianos pueden tomar su lugar ante la congregación. Aquellos que están a punto de comunicarse pueden ser invitados a seguir adelante o a sentarse en las mesas. La distribución de los elementos puede tener lugar de varias formas, según lo determine la sesión.
  2. El pastor levantará el pan y la copa, y los exhibirá al

comulgantes, usando palabras como estas:

El Señor Jesús, la misma noche en que fue traicionado, tomó pan y también la copa. Siguiendo su ejemplo, y ministrando en Su nombre, yo tomo este pan y esta copa, y exhíbalos como los símbolos sacramentales del cuerpo y de la sangre del Señor.

 

Sustituyendo los elementos, él dirá:

 

Después de que el Señor Jesús tomó el pan y la copa, los bendijo. Oremos, mientras damos gracias, y consagramos estos elementos.

 

En esta oración, el pastor debe alabar a Dios por su gracia al traer salvación; reafirmar la confianza del pueblo de Dios en la gracia de Dios y en la rigurosidad y mediación de Cristo; y suplican al Señor que conceda la gracia, el trabajando eficaz de Su Espíritu a través de la Santa Cena. Los elementos se establecen aparte, usando estas o palabras similares:

Bendice tantos de estos elementos que se usarán en esta ocasión, que por la presente, nos apartamos de un uso común a uno sacramental, en el nombre y por la autoridad del Señor Jesucristo, Rey y Cabeza del Iglesia.

 

El pastor tomará el pan (o una porción) y romperálo, diciendo:

Después de que el Señor Jesús bendijo el pan, lo partió. Siguiendo su comando y ejemplo, y ministrando en Su nombre, rompo este pan (aquí el pan está roto) y dárselos a Sus discípulos, diciendo lo que dijo: “Toma, come; este es Mi cuerpo que es para ti; haz esto en memoria de mí “.

El pan se distribuye a los comulgantes, incluidos los ancianos, quien lo recibe y participa de él. Durante la distribución, algunos Escrituras apropiado pueden leerse o los Salmos cantados.

Luego el pastor tomará la copa y la ofrecerá a la congregación, diciendo:

De la misma manera, también tomó la copa después de la cena y dijo: “Esta copa

es el nuevo pacto en Mi sangre; esto si siempre que lo bebas, en recuerdo de Mí. ‘Porque cada vez que coman este pan y beban esta copa, proclamas la muerte del Señor hasta que Él venga.’

 

La copa se distribuye luego a los comulgantes, incluidos los ancianos, quien lo recibe y participa de él. Durante la distribución, algunas Escrituras apropiados pueden leerse o los Salmos cantados.

Después de todos haber participado, se puede dar una breve dirección, enfatizando el la gracia de Dios en Jesucristo como se establece en la Santa Cena, y “exhortándolos para continuar en la fe “(Hechos 14:22).

El servicio de comunión concluye con una oración de acción de gracias, la cantando un Salmo apropiado, y la pronunciación de la bendición.

 

Capítulo 4

Ordenanzas especiales

  1. Bajo el Nuevo Testamento, no hay un día ordenado en la Escritura para ser guardado santo, pero el día del Señor, que es el Sábado Cristiano.  Sin embargo puede ser apropiado separar un día o días para el ayuno público o la acción de gracias, como dispensaciones extraordinarias de la providencia de Dios dan ocasión.

 

Ayunando

  1. Días especiales de ayuno, humillación y oración son particularmente apropiados cuando los juicios de Dios son evidentes en la tierra, o cuando el pecado corporativo en la iglesia o la nación provoca al Señor e invita a sus juicios. Es apropiado que dichos días se observen en relación con los servicios preparatorios para la Cena del Señor o en los días designados por Sesiones, Presbiterios y Sínodos para este propósito.
  2. En el ayuno cristiano, como una ordenanza de Dios, el creyente voluntariamente se abstiene de la comida o de algún placer ordinario por una temporada con el propósito de buscando la voluntad de Dios, la fortaleza para el servicio o una espiritualidad más profunda. Debería ir acompañado de meditación, autoexamen, humillación ante Dios, confesión de pecado, arrepentimiento y renovada dedicación a una vida de obediencia.
  3. Un día de ayuno puede estar marcado por un servicio de adoración pública. En tales servicios, es apropiado que se canten salmos de penitencia, junto con la ofrenda de oraciones de confesión de pecado y peticiones de perdón.
  4. Si la autoridad civil exige un tiempo de oración y ayuno que esté en armonía con las Escrituras, las sesiones pueden animar al pueblo de Dios a pagar el debido respeto a esa llamada. Además de tales ocasiones generales, puede haber momentos en que las familias y las personas, por sus propios motivos, se dan a sí mismos a la oración y al ayuno por un tiempo.

 

Accón de gracias

  1. Los cristianos deberían estar agradecidos en todo momento, pero hay ocasiones en que se deben observar temporadas especiales de agradecimiento corporativo. Estos pueden ser en respuesta a una bendición particular de Dios en la vida de la congregación, el llamamiento de la autoridad civil para un día de acción de gracias nacional (si está en consonancia con Escritura), o en acción de gracias por la provisión de bendiciones materiales por parte de Dios.
  2. En tales ocasiones, las sesiones pueden considerar que un servicio adecuado de la adoración se lleva a cabo en la cual la gente relata las bendiciones de Dios, canta su alabanzas, gracias a Él por sus misericordias corporativas e individuales, invoquen a Él en oración por la iglesia y la nación, y son exhortados por la Palabra de Dios sobre el tema de la gratitud a Dios. Oportunidad puede ser dada para las personas expresar esa gratitud haciendo una contribución a alguna causa benevolente.

 

Pactando

  1. Pactar con Dios es un acto solemne de adoración en el que los individuos,las iglesias o naciones declaran su aceptación de Él como su Dios y promesan lealtad y obediencia a él Pacto público es una respuesta apropiada al Pacto de Gracia. El “Pacto de Membresía Comunicadora” debe ser aceptado por personas que profesan fe en Cristo y se unen con la iglesia Por lo general, dichas personas deben dar su consentimiento público a esto pacto en presencia de la congregación. Cuando las circunstancias lo justifiquen, las iglesias y las naciones también pueden producir declaraciones de responsabilidad que surjan desde la aplicación de la Palabra de Dios hasta los tiempos en que fueron hechos. Dichos convenios tienen validez continua en la medida en que dan una verdadera expresión a la Palabra de Dios para los tiempos y situaciones en que viven los creyentes. (Para una discusión más completa de los votos y el pacto, véase Testimonio, capítulo 22, especialmente los párrafos 8 y 9.) Ejemplos de tales convenios son el Pacto Nacional Escoceses de 1638, el Pacto Solemne y Liga de 1643, y el Pacto do 1871 de la Iglesia Presbiteriana Reformada de América del Norte.

 

Capítulo 5

Bodas y Funerales

Bodas

  1. El matrimonio es ordenado por Dios para el bienestar y la felicidad de la humanidad. Dios ha ordenado que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, por su alegría y santificación, para la crianza de los niños, y para la más segura continuación de la iglesia. En el matrimonio, marido y mujer dejan a sus padres y se unen unos a otros fielmente, y no están separados sino por la muerte.
  2. Como Dios creó el matrimonio al principio, no es peculiar del iglesia, ni un sacramento, pero es parte integral de todas las sociedades y naciones, y es por lo tanto, correctamente reconocido por la iglesia y el estado. El estado, por lo tanto, debe reconocer el papel de la iglesia en solemnizar los matrimonios, y la iglesia debe respetar y acatar todas las regulaciones civiles razonables y sanas que no violan las Escrituras. El pastor en particular debe asegurarse de que las regulaciones sanos del estado se cumplen, mientras que también la iglesia se mantiene un registro de matrimonios.
  3. Como Dios ha ordenado que cuando los cristianos se casan, se deben casar en el Señor, ha instruido a todos los esposos y esposas a vivir juntos, y incluso ha usado el matrimonio como una analogía para el amor entre Jesucristo y Su iglesia, es correcto y adecuado que los matrimonios sean solemnizados por la iglesia y atestiguado por testigos creíbles.
  4. Por lo general, las bodas no deben celebrarse el día del Señor. Si las circunstancias hacer esto necesario, se debe tener cuidado de que la ceremonia de la boda no interferir con el culto público de la iglesia.
  5. Se sugiere el siguiente orden y redacción:
  6. Cuando la novia y el novio están delante del pastor, él puede decir:

Estamos reunidos en la presencia de Dios y esta compañía para Únete a este hombre y a esta mujer en la sagrada sucesión del matrimonio. Dios instituido el matrimonio al principio, y por eso significa lo místico unión de Jesucristo y su iglesia. Jesús honró el matrimonio haciendo su primer signo milagroso en una boda, y declaró ‘Lo que Dios ha unido, que ningún hombre se separe.’ El matrimonio es por lo tanto, no se debe entrar a la ligera, sino con reverencia y sobriedad, y en el temor de Dios segundo.

  1. El pastor debería orar por La bendición de Dios sobre la unión acerca de ser efectuado.
  2. Se pueden leer las Escrituras y se puede dar un sermón apropiado. Gen. 2: 18-25; Ruth 1: 16-17; Eph. 5: 22-33; y Col. 3: 12-15 son algunos de los muchos apropiados pasajes.
  3. El pastor pedirá a continuación a las partes que  unan sus manos y pídale al novio que repita estas palabras o palabras similares,

Yo, N, te tomo, N, para ser mi esposa legalmente casada, y el pacto ante Dios y estos testigos, para ser tus amorosos y fieles marido: para bien o para mal, para más rico para más pobre, en enfermedad y en salud, amar y atesorar, hasta que la muerte nos separe.

Y la novia responderá con estas o palabras similares,

Yo, N, te tomo, N, para ser mi esposo legalmente casado, y el pacto ante Dios y estos testigos, para ser tu amor y esposa fiel: para bien o para mal, para más rico para más pobre, en enfermedad y en salud, amar y atesorar, hasta que la muerte nos separe.

  1. Si se usan anillos, el pastor puede preguntar: “¿Qué promesa da de sus votos matrimoniales? “A medida que (cada) anillo se presenta a su destinatario, el pastor puede decir:

Dale y recibe este anillo como una muestra de tus votos matrimoniales. Mayo es para ti un símbolo del valor, la constancia y la pureza de tu amor casado, y un sello de los votos solemnes que ha hecho a unos a otros ante Dios.

  1. . El pastor puede decir,

En virtud de la autoridad conferida a mí como ministro del Evangelio, y de acuerdo con las leyes de Dios y de esta comunidad, Ahora los declaro marido y mujer. Que por lo tanto Dios se ha unido, que ningún hombre se separe.

  1. La ceremonia puede concluir con una oración por la bendición de Dios.

 

  1. Cuando corresponda, el matrimonio posterior a la publicación de Bannes podrá perseguido de acuerdo a las regulaciones locales. El formulario puede ser el siguiente:

Por la presente publico las Banns of Marriage entre Miss N de [ciudad,provincia], y el Sr. N. de [ciudad, provincia], que están comprometidos para casarse en el N ° [día] de [mes, año] en [ciudad, provincia]. Si alguno de sabes causa, o solo impedimento, por qué estas dos personas deberían no estar unidos en santo matrimonio, debes declararlo al ancianos de esta congregación. Esta es la primera [segunda, o tercera] vez de publicando estos Bannes.

Funerales

El funeral cristiano debe honrar a Jesucristo y consolar a los afligidos. Sin embargo, se puede llevar a cabo en cualquier lugar y en el momento que sea más adecuado, pero el día del Señor debe evitarse si es posible. Debería ser simple y sin extravagancia innecesaria. Aunque el difunto puede ser recordado amorosamente, el funeral es finalmente para alabar a Dios, no al hombre.

Como hay una gran diferencia entre el final del creyente y el incrédulo, entonces el servicio funeral puede necesitar ser modificado. El servicio sugerido que sigue ha sido construido con el creyente en mente. Sin embargo, el pastor nunca debe declarar que el difunto murió sin haber sido salvo (Dios solo es el Juez), ni implica la salvación de aquellos cuyas vidas suplen no hay motivos para tal esperanza. Más bien, debe señalar a Jesucristo como nuestra única esperanza en la vida y en la muerte.

No debe haber ningún compromiso con las órdenes secretas. Si se lo llama para oficiar donde tales órdenes desean realizar su ritual, el pastor debe hacer su servicio claramente separado. (Véase Testimonio 25:19.)

Del mismo modo, ni el pastor ni ningún cristiano puede ofrecer culto o veneración a cualquier ídolo o antepasado. El pastor debe asegurarse de que el funeral sea claramente libre de idolatría.

Los cristianos deberían llorar con aquellos que lloran, pero no llorar como aquellos sin esperanza. Por lo tanto, es correcto y apropiado que los cristianos se reúnan con sus familias y seres queridos antes y después de los funerales, siempre que su lealtad al Señor Jesús no se ve comprometido por ninguna práctica antibíblica como adoración de antepasados u oraciones por o para los muertos.

Es apropiado consultar a la familia sobre los pasajes favoritos de las Escrituras e invitando a otros pastores de fe preciosa y preciosa a compartir el servicio.

  1. Las Escrituras deben ser seleccionadas con cuidado, las oraciones deben estar bien considerado, y el discurso debe establecer a Cristo y su salvación como el base de la comodidad y el consejo para la vida.
  2. La siguiente es una orden sugerida para el servicio funeral:
  3. Introducción: una Escritura apropiada, como Juan 11: 25-26; S. 103: 13-14; 116: 15; 124: 8; Rom. 14: 7-9; Job 1:21; 19:25-14; 116:15; 124:8; Rom. 14:7-9; Job 1:21; 19:25-27, or 2 Cor. 1:3-4
  4. . Oración
  5. Salmo
  6. Lectura de las Escrituras Se pueden elegir dos o tres de los siguientes:

Escrituras que brindan consuelo (por ejemplo, Ps. 23; 39: 4ff; 90; 103; y 130); Escrituras que predican la salvación (por ejemplo, Juan 3: 16 ss; 10: 9-11; 14: 1-11, Rom. 5: 1-11; 8: 1-11); y las Escrituras que hablan de la Resurrección, (por ejemplo, Sal. 73: 23-26; I Corintios 15: 20-28, 35-58; Ap. 21: 1-4, 22-27; y

22: 1-7).

  1. Sermón. Debe ser oportuno, de una duración adecuada, proporcionar consuelo, evitar la alabanza indebida de los muertos y honrar a Cristo.
  2. Salmo
  3. Oración
  4. En la tumba, el pastor puede usar palabras como estas:

Enviamos el cuerpo a la tumba con la esperanza de una resurrección gloriosa a través de la fe en Aquel que es la resurrección y la vida.

Se pueden leer las Escrituras adecuadas, como I Cor. 15: 53-58, o los beneficios de Cristo citado (ver WSC Q & A 37 y 38). Una breve oración puede concluir el servicio.

Close Menu